Make your own free website on Tripod.com

 

TRAUMA DE RODILLA

ENFOQUE INICIAL DEL PACIENTE

 

ALVARO ANGEL

Ortopedia y Traumatología

U de A

 

La articulación de la rodilla es una de las articulaciones que con mayor frecuencia sufren lesión. Es uno de los motivos de consulta más frecuentes en los servicios de urgencias de Ortopedia y su frecuencia se eleva aun más si solo se tiene en cuenta el trauma deportivo.

La mayor participación de la población general en actividades deportivas especialmente en actividades de contacto físico como el fútbol han determinado un aumento en las lesiones de la rodilla principalmente de los tejidos blandos de la misma. El advenimiento de vehículos de alta velocidad asociado en muchas ocasiones a la irresponsabilidad en su utilización ha contribuido a la aparición de lesiones severas de la rodilla principalmente fracturas y luxofracturas y lesiones ligamentarias con gran compromiso de los tejidos estabilizadores de la rodilla.

 

La complejidad anatómica de la rodilla ofrece un amplio espectro de posibles lesiones por lo cual el conocimiento adecuado de los diferentes componentes de esta articulación es de vital importancia para poder realizar un adecuado enfoque diagnóstico y terapéutico.

 

ANATOMIA

 

OSEA

 

La rodilla es una articulación de tipo sinovial y está formada por tres huesos:

*   fémur distal

*   tibia proximal

*   rótula

 

La diáfisis femoral distal sufre un ensanchamiento y se divide distalmente formando dos estructuras redondeadas denominadas cóndilos femorales los cuales están separados en la región posterior por el surco intercondíleo. Cada cóndilo femoral se articula con una superficie articular en la tibia proximal denominada platillo tibial.

En su parte anterior el fémur posee un surco de profundidad variable el cual se articula con la rótula o patela y conforma la articulación patelo-femoral.

La rótula es el sesamoidéo más grande del organismo. Es de forma ligeramente redondeada con un vértice inferior o distal. Se encuentra contenida en el mecanismo extensor de la rodilla. Su cara posterior posee una superficie articular cubierta por cartílago hialino. Es la superficie articular con mayor espesor de cartílago hialino en el organismo. La superficie articular está formada por dos facetas o carillas articulares; medial y lateral, divididas por una cresta. La superficie de la patela en contacto con la tróclea femoral varía de acuerdo a la flexión de la rodilla.

 

La tibia proximal al igual que el fémur sufre un ensanchamiento en la unión entre la diáfisis y la metáfisis para formar dos superficies articulares aplanadas los platillos tibiales medial y lateral los cuales se encuentran separados por una estructura ósea denominada eminencia y la cual a su vez se encuentra formada por dos espinas medial y lateral las cuales sirven de sitio de inserción a los ligamentos cruzados y a los meniscos. La superficie articular de los platillos tiene una inclinación posterior de alrededor de 10 grados. El platillo tibial medial es una superficie plana mientras que la del platillo tibial lateral es ligeramente convexa.

La rodilla se puede dividir en tres compartimentos diferentes; medial, lateral y patelofemoral.

 

TEJIDOS BLANDOS

 

La configuración ósea de la rodilla ofrece muy poca estabilidad mecánica. Esta está dada por un complejo sistema músculo tendinoso, capsular y ligamentario.

Estos estabilizadores de la rodilla pueden dividirse de acuerdo a su forma de acción en dos grupos principales:

 

-Estáticos- todas las estructuras ligamentarias tanto intra como Extraarticulares.

*   Ligamento colateral medial- principal estabilizador ante fuerzas en valgo.

*   Ligamento colateral lateral principal estabilizador ante fuerzas en varo.

*   Cápsula articular- rodea completamente la articulación fundiéndose con múltiples estructuras intra y Extraarticulares. Ayuda a estabilidad multidireccional de la articulación.

*   Ligamento cruzado anterior- restringe el desplazamiento anterior de la tibia. Tiene además funciones estabilizadoras del valgo y del varo.

*   Ligamento cruzado posterior- restringe el desplazamiento posterior de la tibia.

*   Meniscos – ayudan en la estabilidad anteroposterior de la articulación de la rodilla. Están firmemente adheridos a la cápsula articular con excepción de la porción posterolateral del menisco externo sitio en el cual la inserción capsular del menisco se interrumpe para dar paso al tendón del músculo poplíteo. Esto determina la mayor movilidad del menisco externo. Los meniscos están influenciados por las inserciones musculares que reciben en el cuerno posterior por parte del semimembranoso (el menisco medial) y del poplíteo (el menisco externo).

 

 

 

-Dinámicos- todos los componentes músculo tendinosos y sus expansiones aponeuróticas.

*   Mecanismo extensor del cuádriceps

*   Músculo Poplíteo con sus inserciones femoral, fibular y capsular que forman el complejo arcuato el cual refuerza la esquina posterolateral de la rodilla

*   Músculo Semimembranoso con sus expansiones hacia el cóndilo femoral lateral el cual se denomina ligamento poplíteo oblicuo. Otra expansión a la cápsula posteromedial y al cuerno posterior del menisco medial y otras dos expansiones las cuales rodean la tibia y se insertan en la porción anteromedial de la tibia proximal. Y una última expansión la cual se une a la envoltura del músculo poplíteo. Este músculo con sus expansiones es el principal refuerzo de la esquina posteromedial de la rodilla.

*   Gastrocnemios

*   Tendones de la “pata de ganso” formada por los tendones del sartorio, el recto interno y el semitendinoso. Son rotadores internos de la tibia y protegen la rodilla tanto de fuerzas en rotación externa como fuerzas en valgo.

*   Biceps sural- se inserta en la cabeza fibular. Es un potente flexor de la rodilla y también ejerce rotación externa de la tibia. Ayuda a proteger la rodilla de las fuerzas en rotación interna y en varo.

*   Banda iliotibial- se inserta en el tubérculo de Gerdy en la cara anterolateral de la tibia proximal y se mantiene tensa durante todo el arco de flexo-extensión de la rodilla. Ayuda a la estabilidad en varo de la rodilla.

*   Retináculos medial y lateral los cuales son expansiones de los vastos medial y lateral y mantienen centralizada la rótula durante los movimientos de flexo extensión de la rodilla.

 

 

Historia clínica

 

Esta compleja anatomía ofrece un amplísimo espectro posible de lesiones tanto óseas como ligamentarias y de los tejidos blandos a nivel de esta articulación. Puede ocurrir desde un esguince con la ruptura parcial de un ligamento aislado hasta lesiones severas con ruptura de varios elementos estabilizadores de la articulación con lesión asociada de estructuras óseas y luxación de la articulación.

La magnitud del trauma y la persistencia de la fuerza deformante por encima de los niveles fisiológicos permitidos determina la severidad de la lesión. De aquí se deriva la importancia tan grande que tiene una adecuada historia clínica que describa minuciosamente el mecanismo y tipo de trauma.

Por ejemplo una fuerza en valgo puede producir desde una esguince aislado del ligamento colateral medial o si la magnitud de la fuerza es muy grande producirá seguidamente una ruptura completa del mismo continuando con la cápsula medial; ruptura del ligamento cruzado anterior; ligamento cruzado posterior y finalmente resultando en una luxación de la rodilla.

 

La historia clínica debe incluir datos como:

A. Mecanismo del trauma

1.Dirección

*   Varo

*   Valgo

*   Anterior

*   Posterior

*   Rotación

*   Hiperextensión

*   Hiperflexión

2.Tipo de trauma

*   Deportivo

*   Accidente de tránsito

*   Golpe directo

*   Trauma indirecto

B. Sintomatología – se debe interrogar al paciente acerca de algunas situaciones que pueden ser de gran ayuda para la orientación tanto de la magnitud de la lesión como de las posibles estructuras lesionadas.

 

*   Pudo continuar con la actividad desarrollada?

*   Hubo algún trauma?

*   Fue trauma por contacto?

*   Fue indirecto?

*   Salió caminando de la cancha?

*   Sintió traquido?

*   Tiempo de aparición del derrame articular menor de 2 horas?

*   Sensación de inestabilidad?

*   Sensación de bloquéo?

*   Sensación de cuerpo libre intaarticular?

 

 

 

Examen Físico

 

Una vez terminada la historia clínica se procede a realizar un minucioso examen físico. Siempre se debe iniciar por el examen completo de la rodilla no afectada para tenerla como referencia normal.

 

 

 

 

 

A.     Inspección- se debe realizar una inspección circumferencial de la rodilla buscando entre otras cosas:

 

*   Derrame articular- evidenciado por el aumento de volumen de la bursa suprapatelar y/o abombamiento a nivel de los retináculos medial y lateral.

*   Equímosis  o hematomas- los cuales sugieren sangrado por ruptura de tejidos blandos o fracturas.

*   Laceraciones asociadas por trauma directo- ayudan a sospechar la dirección del trauma. Por ej. Laceraciones en la cara anterior del tercio proximal de la pierna deben hacer sospechar una fuerza en dirección posterior y por lo tanto una posible lesión del ligamento cruzado posterior.

*   Heridas- descartar fracturas abiertas o lesiones que comuniquen con la cavidad articular.

 

B.     Palpación- la palpación debe realizarse siguiendo un orden sistemático y juicioso que se repita en todos los exámenes evitando así pasar por alto algunas lesiones. La palpación se debe realizar con la rodilla en diferentes posiciones (extensión, flexión, posición 4) con lo cual se descubren estructuras que no son palpables en otras posiciones.

 

*   Puntos dolorosos- debe realizarse minuciosamente teniendo en cuenta un esquema mental de las estructuras que se están palpando.

*   Derrame articular- se busca la presencia de una onda líquida o de signos como del “témpano”.

*   Prominencias óseas- debe realizarse un recorrido por las diferentes prominencias y accidentes óseos teniendo en cuenta las estructuras ligamentarias y musculares que allí se insertan.

*   Interlínea articular – la cual es dolorosa ante lesiones meniscales

*   Patelofemoral – se realiza palpación y compresión de la patela sobre la tróclea femoral buscando patología a este nivel.

 

 

C.    Maniobras Diagnósticas- existe una serie de maniobras en el examen físico del paciente con trauma de rodilla las cuales ayudan a orientar el diagnóstico del paciente. Estas pruebas son posibles de realizar tempranamente luego del evento agudo o una vez haya disminuido el edema y la inflamación inicial (8 a 10 días después del trauma). En algunos casos en las cuales se requiere un pronto diagnóstico clínico o en los casos en los cuales el paciente va a ser intervenido quirúrgicamente por una causa diferente al trauma de rodilla se aprovecha para realizar un examen bajo anestesia general el cual es mucho más confiable debido a que se anula la contracción muscular voluntaria del paciente ocasionada por el dolor. En algunas ocasiones en las cuales existe un derrame articular o una hemartrosis a tensión se realiza una artrocentesis con el fin de descomprimir la rodilla y al mismo tiempo infiltrar un anestésico local para disminuir el dolor durante el examen. Debe tenerse en cuenta la posibilidad de infección durante el procedimiento por lo cual se debe tomar todas las medidas de asepsia necesarias. Las pruebas están orientadas principalmente a evaluar la integridad ligamentaria evaluando la estabilidad de la rodilla ante diversas fuerzas y también a evaluar la integridad de algunas estructuras no ligamentarias, como los meniscos, buscando reproducir la sintomatología del paciente como son los bloquéos y los chasquidos. Algunas de las maniobras más frecuentemente utilizadas se enumeran a continuación.

 

*   Bostezo Medial- esta maniobra se debe realizar en dos posiciones diferentes ya que su significado varía de acuerdo con la posición. Su clasificación se realiza de acuerdo al grado de apertura de la interlínea articular; Grado I < 0.5 cm., Grado II de 0.5 hasta 1.0 cm., y Grado III > de 1.0 cm.

 

*   Extensión completa- cuando se evidencia bostezo en extensión completa se debe sospechar una lesión importante la cápsula articular asociada a lesión del ligamento colateral correspondiente y al ligamento cruzado anterior y posterior.

*   30 grados de flexión- es más específica de lesión del ligamento colateral medial y que aisla  la cápsula articular y los cruzados.

 

 

*   Bostezo Lateral- se realiza de la misma manera que la anterior.

 

*   Extensión completa- indica lesión del ligamento colateral externo asociado a lesión capsular y del complejo ligamentario posterolateral y probable lesión de ligamento cruzado posterior.

*   30 grados de flexión- lesión del ligamento colateral externo.

 

*   Cajón Anterior- se realiza con la rodilla a 90 grados de flexión y el pie del paciente sobre la mesa del examen. Los dedos pulgares del examinador deben estar palpando la interlínea articular. Se evalúa siempre comparando con la rodilla contralateral. El desplazamiento anterior de la tibia se correlaciona con lesión del LCA sin embargo no es muy sensible ya que otras estructuras como los meniscos pueden evitar este desplazamiento. Debe tenerse cuidado de no interpretar un cajón como anterior ante una lesión del cruzado posterior en la cual la tibia se desplaza anteriormente desde una posición posterior extrema.

*   Cajón posterior- se realiza de igual forma realizando una presión posterior desplazando la tibia en esta dirección. Indica lesión del ligamento cruzado posterior.

*   Maniobra de la “batea”- se realiza con el paciente acostado y con las caderas flexionadas y las rodillas a 90 grado de flexión sosteniendo los pies del paciente. La lesión del ligamento cruzado posterior permite que la tibia caiga posteriormente por acción de la gravedad y de los isquiotibiales.

*   Maniobra de Lachman- es la prueba más específica para la lesión del ligamento cruzado anterior. Se realiza con la rodilla en unos 20 grados de flexión sosteniendo con una mano el fémur y con la otra la tibia proximal a la cual se la realiza desplazamiento anterior sosteniendo fijamente el fémur.

*   Maniobra de Losee o “pivot shift”- es una maniobra en la cual se realiza una flexo extensión de la rodilla aplicando a la misma vez una fuerza en valgo y en rotación interna. En los pacientes con lesión del LCA se observa como la rodilla se subluxa en extensión y reduce en flexión.

*   Maniobra de McMurray- busca reproducir la sintomatología de chasquido y dolor ante la presencia de una lesión meniscal. Se realiza con el paciente en decúbito y con una mano sosteniendo el pie del paciente y la otra en la rodilla palpando la interlínea articular. Se realizan movimientos de flexo-extensión de la rodilla realizando movimientos de rotación interna del pie con la rodilla forzada en valgo (lo cual busca lesiones a nivel del menisco externo) y con rotación externa del pie con la rodilla forzada en varo (buscando lesiones del menisco medial).

 

 

D.    Examen Radiológico- la radiología simple continúa siendo el examen inicial ante un paciente con trauma de rodilla. Las proyecciones que se deben ordenar son: .

 

 

*   Antero-posterior- permite evaluar la congruencia articular fémoro-tibial. Los espacios articulares y la presencia de fracturas de los platillos tibiales y los cóndilos femorales. Se debe buscar la presencia de pequeñas fracturas avulsivas a nivel de las inserciones ligamentarias de los colaterales y los cruzados. Permite evaluar parcialmente la rótula.

*   Lateral- ofrece una mejor visión de la integridad de la rótula. Se aprecia la presencia de fracturas de las espinas tibiales. Permite observar el desplazamiento anterior de la rótula ante derrames articulares.

*   Túnel- ofrece una clara visualización del surco intercondíleo y de las espinas tibiales. Permite observar pequeñas avulsiones en las inserciones femorales de los ligamentos cruzados. Permite evaluar la presencia de fracturas de las espinas tibiales.

*   Tangencial de rótulas- permite visualizar la congruencia articular de la articulación patelo-femoral y la presencia de fracturas osteocondrales en la superficie articular de la rótula ocasionalmente encontradas luego de luxaciones de este sesamoidéo.

 

 

Ocasionalmente se requerirán otras proyecciones como las oblicuas las cuales son útiles para aclarar lesiones dudosas en otras proyecciones.

 

 

Existen otros exámenes imagenológicos que son muy útiles en la evaluación del trauma de rodilla. Entre otros se encuentra:

 

*   Resonancia Magnética Nuclear – su utilización a aumentado considerablemente. Tiene la gran ventaja de permitir la visualización de los tejidos blandos intra y Extraarticulares. Su utilización de rutina en el trauma agudo no se justifica  y solo se indica en algunos casos en los cuales el cuadro clínico y lo otros exámenes no son concluyentes.

*   TAC- la tomografía  axial es de utilidad principalmente lesiones óseas en las cuales se quiere visualizar adecuadamente el patrón de fractura para decidir un adecuado manejo quirúrgico. Actualmente se encuentra disponible la reconstrucción tridimensional con la cual se logra una mejor comprensión aun del patrón de fractura. Es de gran utilidad en fracturas complejas con compromiso articular en las cuales se planea una osteosíntesis de la misma. En pacientes con diagnóstico de inestabilidad de patela también es de gran utilidad para observar la congruencia de la articulación patelofemoral.

*   Artrografía- se utiliza muy poco desde el advenimiento de la resonancia magnética. Se utilizaba anteriormente para visualizar las estructuras intraarticulares como los meniscos utilizando la técnica de la neumoartrografía en la cual se utiliza medio de contraste líquido y además se inyecta aire a la articulación.

*   Ecografía- tiene muy pocas indicaciones en trauma de rodilla. Es útil para evaluar la presencia de colecciones líquidas. Permite diagnosticar quistes poplíteos pequeños los cuales se asocian a patología intraarticular como rupturas meniscales crónicas.

*   Gamagrafía- se utiliza en dolor agudo para diagnosticar algunos síndromes por sobreuso y fracturas por estrés. Es un examen con alta sensibilidad para localizar actividad inflamatoria pero con muy baja especificidad. Cualquier proceso que produzca inflamación o aumento de la actividad celular mostrará una hipercaptación del radiofármaco.

 

E.     Artrocentesis – la punción articular o atrocentesis puede ser utilizada en algunos pacientes con trauma de rodilla. Es útil en pacientes con hemartrosis o derrame articular a tensión para descomprimir la rodilla con lo cual disminuye el dolor en la misma a la vez que permite la inyección de un anestésico con lo cual se disminuye el dolor permitiendo realizar un adecuado examen clínico de la rodilla. El examen macroscópico del material obtenido permite sospechar el tipo de lesión. La presencia de sangre debe hacer sospechar una lesión importante de alguna de las estructuras intraarticulares principalmente el LCA o una lesión meniscal en la zona vascularizada de esta estructura. La presencia de glóbulos de grasa en la sangre obtenida debe hacer sospechar la presencia de una fractura osteocondral de cualquiera de las superficies articulares, más frecuentemente de la rótula.

F.     Artroscopia- el examen artroscópico de la rodilla está indicado en algunas situaciones en trauma agudo. La artroscopia tiene la ventaja de permitir no solo el examen intraarticular completo si no que permite en muchas ocasiones realizar el manejo quirúrgico de las lesiones encontradas durante dicho examen mismas. Algunas de las indicaciones de la artroscopia en el trauma agudo son:

 

*   Fracturas osteocondrales

*   Cuerpos libres intraarticulares

*   Avulsión de las espinas tibiales

*   Desgarros meniscales

*   Fracturas de los platillos tibiales (como coadyuvante de la osteosíntesis para restituir la congruencia articular).

 

La artroscopia es de todos modos un examen invasivo en el cual se debe tener en cuenta todas las medidas de asepsia de cualquier procedimiento quirúrgico. Existe la posibilidad de complicaciones como en cualquier procedimiento invasivo. Se debe contar con un adecuado equipo y entrenamiento para poder realizar este procedimiento.

 

LESIONES ESPECIFICAS

 

LIGAMENTO COLATERAL MEDIAL

 

Las lesiones del ligamento colateral medial de la rodilla se producen luego de un trauma en valgo de la misma. La magnitud del trauma determina la severidad de la lesión ligamentaria y las lesiones asociadas a la misma. Existe un espectro de lesiones que van desde el esguince aislado del ligamento con ruptura parcial del mismo hasta una ruptura completa con lesión de otros estabilizadores secundarios como la cápsula articular y los ligamentos cruzados.

La clasificación de las lesiones se realiza clínicamente por medio del bostezo medial. Su clasificación depende le la apertura de la interlínea articular:

 

*   Grado I – 0-5mm

*   Grado II – 6-10 mm

*   Grado III – 11- 15 mm

 

La presencia de múltiples lesiones ligamentarias en la rodilla debe hacer sospechar que se está ante una luxación de rodilla la cual se redujo espontáneamente en el sitio del accidente.

El tratamiento de las lesiones aisladas del LCM es de tipo conservador con una inmovilización por un período corto y con una rápida iniciación de ejercicios enfocados a la recuperación de los arcos de movimiento y de la fuerza muscular.

La presencia de otras lesiones asociadas como lesiones del ligamento cruzado anterior o lesiones meniscales requieren de manejo quirúrgico. Existe sin embargo controversia acerca del momento adecuado para realizar un manejo quirúrgico de las lesiones.

En las lesiones de LCM asociadas a LCA (generalmente lesiones grado III) la mayoría de los autores coinciden en que se debe realizar una adecuada rehabilitación de la rodilla con recuperación de los arcos de movimiento antes de realizar una reconstrucción del LCA.

Algunos autores promulgan la reparación Extraarticular de las lesiones con sutura de la cápsula articular y del LCM y un manejo diferido de la lesión del LCA.

La reparación conjunta de la lesión del LCM con reconstrucción del LCA puede conllevar a una rigidez articular postquirúrgica por artrofibrosis.

Ante la asociación con lesiones meniscales estas se pueden manejar agudamente por artroscopia y continuar con un manejo conservador de la lesión del LCM.

La asociación de lesión LCM, LCA, menisco medial, conocida como tríada triste  de O’Donoghue, puede requerir el manejo inicial con reparación meniscal o menisectomía parcial y recostrucción del LCA. No se debe realizar sutura meniscal sin reparación del LCA (o reconstrucción del mismo) debido a la gran probabilidad de falla de la sutura por la inestabilidad de la rodilla.

La utilización de diferentes tipos de “brace” con varillas anti valgo y restricción de algunos de los movimientos de la rodilla está indicada en lesiones GII y algunas GIII.

El apoyo de la extremidad se permite a tolerancia.

 

 

LESIONES DEL LIGAMENTO COLATERAL EXTERNO

 

Las lesiones de este ligamento son mucho menos frecuentes que las del colateral medial y esto se debe a que los traumas que llevan a la rodilla a un varo forzado son más difíciles de que ocurran. La rodilla opuesta evita que se produzcan lesiones desde el lado medial.

El tratamiento de las lesiones GI y GII es similar a las del LCM. Las lesiones más severas comprometen además del LCL la cápsula articular los ligamentos cruzados y el complejo arcuato en la esquina posterolateral. Estas lesiones son de más difícil tratamiento y frecuentemente requieren manejo quirúrgico para lograr una adecuada estabilidad de la rodilla.

La fuerza varizante que se ejerce a la rodilla durante la marcha normal dificulta la cicatrización adecuada de estas lesiones dando como resultado una laxitud de este complejo ligamentario lateral.

Los esguinces grado III del LCL se asocian con alguna frecuencia a lesiones por tracción del nervio ciático poplíteo externo por lo cual siempre se debe examinar la dorsiflexión activa del pie.

 

LESIONES DEL LIGAMENTO CRUZADO ANTERIOR

 

El ligamento cruzado anterior es el principal estabilizador que evita el desplazamiento anterior de la tibia con relación al fémur. Esta conformado por dos fascículos denominados anteromedial y posterolateral de acuerdo a su localización dentro del ligamento. Su origen es anterior y medial sobre la espina anterior localizada entre los platillos tibiales y dirigiéndose posteriormente hacia la cara medial del cóndilo femoral externo. La nemotecnia para recordar su ubicación es AEPI (anterior – externo y  posterior – interno) refiriéndose al sitio de inserción femoral de cada uno de los ligamentos cruzados.

 

El LCA es el ligamento intraarticular que con mayor frecuencia se lesiona llegando a ser 30 veces más frecuente que la lesión del LCP. Es la causa más frecuente de hemartrosis en el trauma agudo.

El mecanismo de la lesión puede variar. Se puede presentar ante una hiperextensión forzada como la realizada por un jugador de fútbol al dar una patada “en falso”. O durante una desaceleración brusca con el pie firme en el piso o al ser derribado el jugador por un golpe desde la parte posterior de la pierna.

Ocasionalmente puede romperse por una caída con la rodilla en hiperflexión.

La lesión no deportiva del ligamento cruzado anterior en accidentes de tránsito generalmente se asocia con otras lesiones ligamentarias importantes con daño más severo de la articulación. Por ejemplo: Lesiones GIII del LCM con ruptura capsular y lesión del LCA. Lesiones multiligamentarias en luxaciones de rodilla o asociada a fracturas.

Clínicamente se observa un paciente con una hemartrosis (derrame articular el cual apareció en un periodo de tiempo corto generalmente menor a 2 horas), dolor e impotencia funcional, sensación de inestabilidad (episodios de “giving – way”) con dificultad para la marcha.

Durante el interrogatorio el paciente puede relatar haber sentido o escuchado cuando el ligamento se reventó. Es importante precisar si el paciente pudo o no continuar con la actividad que desarrollaba durante la lesión y la forma en la cual salió del sitio de la lesión (caminando o cargado) ya que esto nos orienta a evaluar la severidad de la misma. Los pacientes con lesiones agudas del LCA generalmente suspenden de inmediato la actividad y requieren ayuda para poder desplazarse del sitio de la lesión.

El examen físico inicial generalmente se dificulta por dos factores; el dolor y la hemartrosis. El dolor del paciente no permite que se realice un examen adecuado de la estabilidad de la rodilla ni realizar maniobras para diagnosticar lesiones asociadas principalmente de los meniscos. La hemartrosis a su vez también dificulta un examen adecuado debido a la limitación mecánica de los arcos de movimiento por el aumento excesivo del volumen intraarticular y el dolor ocasionado por la distensión capsular.

Ante esta situación se puede recurrir a un examen bajo anestesia general o una artrocentesis con descompresión de la hemartrosis y aplicación de un anestésico local intraarticular para permitir un mejor examen de la rodilla. Debe tenerse en cuenta que la hemartrosis es un medio de cultivo ideal para muchos gérmenes y por lo tanto se debe tomar todas las medidas de asepsia antes de realizar una artrocentesis.

 

Manejo

Para tomar la decisión acerca del tipo de manejo adecuado en las lesiones del ligamento cruzado anterior hay que tomar en cuenta múltiples factores:

 

*   Actividad física del paciente

*   Edad

*   Tiempo de evolución

*   Sintomatología

*   Lesiones asociadas

 

No todos los pacientes requieren un manejo quirúrgico de la lesión y el médico tratante debe determinar el tipo de manejo adecuado para cada caso teniendo en cuenta los diferentes factores mencionados entre otros.

Independientemente del tipo de tratamiento que se decida ofrecer la rehabilitación juega un papel fundamental en el manejo del paciente con lesión del LCA. Se debe trabajar precozmente con el objetivo de lograr una recuperación completa del arco de movimiento de la rodilla y mantener un adecuado trofismo muscular de los flexores y extensores de esta articulación. Esto disminuye el riesgo de artrofibrosis en caso de optarse por un manejo quirúrgico.

Hay que recordar que no existe mejor  “Brace” que la propia envoltura y actividad muscular.

El perfil del paciente que requiere un manejo quirúrgico de la ruptura del ligamento cruzado anterior es un paciente joven, activo con sintomatología de inestabilidad. La presencia de lesión meniscal asociada es otra indicación para el manejo quirúrgico de la lesión. Ocasionalmente se encuentra uno con pacientes jóvenes y activos asintómaticos sin lesiones asociadas que responden bien al tratamiento conservador con terapia física y la utilización de un Brace durante su actividad deportiva.

El perfil del paciente para un manejo conservador es un paciente sedentario, asintomático sin lesiones asociadas.